viernes , marzo 22 2019
Inicio / Inversiones y Patrimonio / El negocio de las propiedades en la tercera edad

El negocio de las propiedades en la tercera edad

El negocio de las propiedades para arriendo es ya recurrente. Mario e Isabel (80), poseen hoy un patrimonio de 550 millones de pesos, sólo en inmuebles. Cuando eran jóvenes, y al darse cuenta de que el sueldo de Isabel no alcanzaría para una buena pensión ahorrando en un APV o cuenta de ahorro, decidieron involucrarse en la compra y venta de propiedades. Hoy son dueños de 5 departamentos que arriendan, y el suyo propio, que compraron en Agosto de este año.

El año 2017 fue un buen año para las propiedades. Según el Informe de Oferta Inmobiliaria (IOI) realizado por Gfk Adimark, la venta de casas y departamentos aumentó en un 2,7%, versus 2016, en donde se había registrado una baja.

Camila Martínez, Directora Comercial de la tienda de Engel & Vöelkers de Santiago Centro, afirma que el alza en la compra de propiedades se vio afectada por la plusvalía que éstas adquieren con el tiempo, y cómo, en su mayoría, las personas están adquiriendo más departamentos y casas con el fin de arrendarlas y “que se paguen solas”.

Algo parecido fue lo que pasó con Mario e Isabel, pero ya en la tercera edad. Ambos viven hoy de los arriendos de las 5 propiedades que administran en la comuna de Renca. “Me di cuenta de que con el sueldo de Isabel no íbamos a poder ahorrar para una buena pensión, y decidimos comenzar a comprar propiedades”.

Mario es comerciante, inmigrante de Polonia de la Segunda Guerra Mundial, e Isabel es profesora. Al casarse, comenzaron arrendando, pero luego se dieron cuenta de que el negocio era comprar y vender. Comenzaron a ahorrar, y cada 3 años compraban una propiedad. Siempre al contado. Luego las vendían, e invertían en otras.

Martínez afirma que Efectivamente se ha visto un incremento en los clientes motivados a comprar como inversión para renta. Si bien no es el producto en que nos especializamos, manejamos una cartera de inversionistas que buscan ese tipo de producto, en muchos casos para comprar varias unidades en conjunto”.

Respecto al impuesto a la vivienda, y cómo lo tributario podría afectar a las inversiones de los clientes, Martínez dice que “Para los clientes que se dedican a la compra y venta de inmuebles, pudiera tocarles pagar un impuesto por transacción al momento de vender. El cliente que compra para arrendar con muebles debe pagar el IVA por el valor de los bienes muebles, por lo tanto, debe iniciar actividades para ese giro, y sumar el IVA al canon de arriendo y emitir una factura al arrendatario por mes”.

Mario e Isabel empezaron comprando la casa en la que vivieron más de 50 años, un gran patrimonio que les brindó la oportunidad de comprar 5 departamentos usados en la comuna de Renca, en un periodo de 10 años.

Desde los 67 a los 77, ya eran dueños de las propiedades que hoy les entregan un sueldo superior a la clase media. Hoy, según Martínez, un 20% de los clientes de Engel & Vöelkers compra con el objetivo de obtener una retribución futura, aunque sí recalca que aquellos clientes que son de la tercera edad, son la minoría.

El caso de Mario e Isabel es único. Gabriela Jaramillo, Directora Comercial de la tienda de la misma inmobiliaria de la comuna de Providencia, asegura que es extraño que personas de la tercera edad tengan esa visión y un patrimonio tan grande en esta época, y afirma que, si bien ellos venden propiedades usadas, sus inversionistas no representan un porcentaje considerable en la tercera edad.

Al contrario, Martínez declara que “Hay un segmento de compradores que son los profesionales jóvenes, que alcanzan a ahorrar el pie a corta edad y van comprando propiedades para renta, antes incluso de comprar su vivienda personal”. Y los gustos no sólo van por edad, sino por comuna. En el Informe Trimestral de Mercado Inmobiliario Gran Santiago 2º Trimestre 2017, de GfK Adimark, las comunas en las cuales se compran más departamentos es en Las Condes, seguido de San Miguel y Ñuñoa. Por el contrario, La Reina, Providencia y Puente Alto prefieren las casas.

A pesar de que Jaramillo afirma que es extraño que la tercera edad tenga un patrimonio tan bueno a los 80 años, sí asegura que los inversionistas empiezan a comprar propiedades a partir de los 60 años, con el fin de obtener retribuciones de ellas. En el caso de Mario e Isabel, ambos recalcan que la razón por la cual decidieron hacer este negocio y vivir de él hoy en día es porque “El departamento no pierde valor, al contrario, gana valor. Si tienes 50 millones en el banco, la retribución jamás va a ser la de una propiedad, que gana valor al día de haberla comprado. La plata en el banco muchas veces se pierde, la propiedad, queda”.

Comments

comments

Vea también

Cobre: el impacto de la desaceleración económica mundial en la minería y proyecciones para Chile

Especialistas anticipan un precio del cobre cercano a los US$3 la libra, pero advierten un …