sábado , diciembre 15 2018
Inicio / Personas / Gestión de personas: ¿Soy un jefe o un buen líder?

Gestión de personas: ¿Soy un jefe o un buen líder?

Business improvement and development concept. Captain (symbol of team leader) change direction to improve company performance.

Mucho se habla de que ser jefe no significa ser un buen líder. La conducción de equipos y la gestión de personas ha evolucionado y en este artículo revista Valora quiere revelar si ambos términos son lo mismo, si se alejan o acercan entre sí.

Todo evoluciona en la vida, incluso la forma de conducir equipos de trabajos y la gestión de personas. Antes ser un buen jefe era tener autoridad formal en la toma de decisiones de un grupo de trabajo de acuerdo a las responsabilidades y atribuciones que la organización le otorgaba. Todo se basaba en la autoridad.

Hoy ya no hablamos de conducciones verticales en donde la figura y autoridad del jefe es lo central. Para Raimundo Romero, coach neurolingüístico y socio de Sureste, Centro de Experiencias de aprendizaje, “un líder es necesario en los momentos complicados. En escenarios de incertidumbre las personas tienen distintas actitudes y paradigmas para enfrentar los problemas que van emergiendo, y muchas veces van a presentar resistencias o contradicciones, es ahí donde se hace relevante el rol del líder.

Liliana Chahuán de Lee Hecht Harrison afirma que actualmente existe una gran expectativa frente a los líderes. “Cuando les solicitamos a los equipos que definan en dos conceptos qué entienden ellos por este rol, el listado acumula decenas de “definiciones”, “atributos” o “expectativas”.

Según su estudio sobre accountability en el liderazgo, hoy el 72% de las empresas en el mundo considera este aspecto como algo crítico en sus proyectos pero sólo el 31% se encuentra conforme con este atributo en sus líderes.

En Chile, el gap entre expectativas y realidad es aún mayor, ya que poco más del 50% de las compañías considera el accountability de sus líderes como algo crucial en sus proyectos y menos del 20% se encuentra conforme con este atributo en sus líderes.

Ante evolución en la conducción de equipos surge la duda si se puede ser jefe y líder a la vez. Para Romero, “tener un cargo de jefatura es un escenario favorable para liderar, entendiendo que implica toma de decisiones, pero no está restringido solo para el rol de jefe, dependiendo de la situación, el tipo de problema que se enfrente o el contexto, puede posibilitar que cualquier integrante del equipo sea quien movilice al grupo hacia una solución”.

Un buen líder puede ser jefe sin descuidar ningún aspecto en cada rol pero un jefe no necesariamente puede ser líder. Según Liliana Chahuán, “esto no debe ser considerado como algo negativo porque efectivamente no todas las personas se encuentran en condiciones de asumir este tipo de roles por diversos motivos.

Recordemos que el liderazgo es una decisión. Muchos profesionales con gran rendimiento y conocimiento técnico terminan siendo líderes mediocres porque no se dieron cuenta que este es un nuevo rol, que requiere nuevas habilidades y competencias.

Gestión de personas: La evolución de la jefatura

Un aspecto central para identificar las características que debe poseer un líder es el contexto en el cual está situado. Si en la época de nuestros abuelos ser autoritario podría ser considerado un atributo para ejercer liderazgo, hoy diríamos que ya no es así. El contexto ha cambiado, el mundo ha cambiado y las personas de alguna manera también.

Para Raimundo Romero, hoy las organizaciones avanzan muy rápido por lo que se requieren de líderes capaces de motivar a las personas a adaptarse a las condiciones cambiantes. Atributos como la capacidad de considerar las emociones circulantes al interior del equipo, aprender a tolerar la frustración, tomar riesgos, tomar perspectiva, tener claro el sentido y la misión del grupo, entre otras características, podrían considerarse como características beneficiosas para ejercer liderazgo hoy.

Al respecto, Chahuán reafirma que un buen líder debe dar crédito y reconocer a su equipo por los altos estándares de desempeño. “Enfrentar las situaciones difíciles y tomar decisiones en este contexto, comunicar con claridad la estrategia a través de la organización, transmitir optimismo  y conectar y relacionar los aspectos clave del entorno que afectarán al negocio”.

Comments

comments

Vea también

Cómo es la generación Z en el mundo laboral

¿Qué motiva a la generación Z? ¿Qué esperan de las empresas? ¿Qué desafíos enfrentan las ...