miércoles , agosto 3 2022

Ministro Antonio Walker: “Podemos hacer una de las mejores agriculturas del mundo”

El ministro de Agricultura llama a los productores a asesorarse antes de plantar una variedad, buscar ayuda para asegurar el riego y no extenderse más allá de la superficie que financieramente se pueda soportar, porque cuando un agricultor trabaja bien, el banco lo apoya.

Una amplia trayectoria gremial y más de 30 años de trabajo en el campo avalan la llegada de Antonio Walker al ministerio de Agricultura, quien ha representado a la Federación Nacional de Productores de Fruta de Chile (Fedefruta) y a la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), entre otras asociaciones gremiales.

El ministro de Agricultura conversó con revista Valora sobre su pasión por la tierra y su admiración por el hombre de campo. Además, compartió algunos consejos para quienes -al igual que él- han optado por aprovechar la fertilidad de los terrenos agrícolas chilenos.

“En 1987 llegué a vivir a la región del Maule, siempre invirtiendo en campos que no eran muy productivos, transformándolos a una fruticultura moderna y productiva. Allí me marcó mucho el impacto social que tenía y me di cuenta de que pasando de la agricultura tradicional a la moderna se podía conectar con el mundo”, afirmó.

Precisamente, el contacto con la gente llevó a Antonio Walker a enamorarse de la actividad a la que ha dedicado su vida y a aprovechar el potencial que tiene Chile, especialmente, en fruta fresca.

Luego de eso se incorporó al mundo gremial, para transmitir a las autoridades su mirada de futuro para la agricultura chilena, que hoy ve como una herramienta potente para el desarrollo de las regiones.

“Tenemos un diamante en bruto. Con tecnología y equipos capacitados podemos tener una de las mejores agriculturas del mundo”

¿Cómo describiría la inversión en la industria agrícola?

La agricultura no tiene techo. Uno depende mucho de las inclemencias climáticas. Es riesgosa porque las inversiones iniciales son altas, pero uno va a aprendiendo que, si lo hace bien, con conocimiento y cuando planta especies y variedades adaptadas disminuye el riego. Hacer fruticultura moderna requiere inversión, pero si se hace bien la posibilidad de proyectos rentables es alta y eso entusiasma. Hay que unir al empresario con el trabajador agrícola y hacer equipo.

¿Qué le aconseja a los pequeños productores y empresarios agrícolas para cuidar su patrimonio y crecer en esta industria cíclica?

El mejor ahorro es tener bien los campos, porque un huerto bueno le paga al banco. Es clave que lo que uno haga lo haga muy bien. Un campo produciendo, expresando su máximo potencial, es el mejor ahorro que uno puede tener.

Es mejor ser un poco más pequeño y trabajar muy bien, que ser más grande y trabajar más o menos. Conozco muchos casos exitosos de personas que han partido con pequeñas parcelas, pero han producido muy buena calidad de fruta.

¿Cómo pueden los agricultores asegurarse frente los riesgos de la industria?

El mejor seguro es plantar lo que se ve bien en la zona. No se puede plantar mirando los precios. Con el kiwi ocurrió que el precio era tan bueno que muchos agricultores los plantaron en zonas donde no había ventajas comparativas y cuando bajó el precio, sin contar con una producción alta quebraron.

Para mi gusto el mejor seguro es trabajar bien e informarse antes de endeudarse, porque hay que endeudarse a largo plazo y en la moneda en que uno vende. Tratar de tener créditos a largo plazo, con años de gracia y muy buenas tasas. El banco cuando ve que un agricultor trabaja bien lo apoya.

¿Qué consejos le daría a las personas que tienen poco capital, pero que aspiran a crecer en el mundo de los negocios?

Hay que partir de a poco, ir pensando en que el flujo de caja es clave. Hay que partir con la superficie que financieramente se puede manejar.

Para las personas de menos de 10 hectáreas está el financiamiento y asesoría que ofrece Indap, mientras que los productores medianos pueden recurrir a la banca y Corfo.

Pero estar bien asesorado es importante: hay que mirar mucho antes de plantar y no copiar. Siempre recomiendo partir con un asesor técnico especialista en la materia. Hay muchos agrónomos que saben de todo un poco, pero lo que se necesita es un especialista.

Igualmente, el riego es clave. Con el calentamiento global cada día tenemos un clima más extremo. Por eso hay que acudir a la Comisión Nacional de Riego e informarse sobre las garantías que ofrecen Corfo y BancoEstado. Lo otro es que cuando toque comercializar, se haga con empresas de prestigio, que sean serias.

Comments

comments

Vea también

mauricio jurgensen

Mauricio Jurgensen: «Quiero pensar que todo esto tiene que haber valido la pena»

Desde el 18 de octubre, fecha en que comenzó el estallido social que vive nuestro …