martes , septiembre 29 2020

¿Cuándo conviene pedir un aumento de sueldo?

Uno de los momentos más importantes en la vida laboral es cuando nos sentamos con nuestra jefatura para conversar la posibilidad de un reajuste importante en nuestro salario. Revista Valora en esta ocasión te entrega unos prácticos consejos que pueden ser de gran utilidad.

Fijar una reunión para solicitar un aumento de sueldo es, sin duda, un momento estresante. Siempre nos ronda la incertidumbre de cuándo es la ocasión precisa para hacerlo: fin de año, después de la evaluación de desempeño, mitad de año, etc.

Si bien ningún momento es el específico cuando se quiere pedir un incremento de sueldo, debemos tener clara nuestra estratégica y ser inteligentes para solicitarlo. Para Javier Krawicki, CEO de tuprimerapega.cl, “Es importante saber en qué situación económica y financieramente está la empresa. Se aconseja realizarlo una vez que pase el fin de año cuando las empresas revisan sus resultados y deben tomar decisiones”, las cuales pasan principalmente en la proyección del presupuesto del año siguiente.

Al respecto el sicólogo laboral y director ejecutivo de Smart Coach, Isaías Sharon, insiste en considerar algunos momentos complejos dentro de la empresa, por ejemplo cuando los resultados no son los esperados o la industria en general tiene cierta caída en el mercado.

“Es importante considerar al momento de pedir el sueldo, que la contraparte esté con el tiempo y disposición de conversar el tema y acoger nuestra solicitud. Encontrar el momento adecuado es parte importante del éxito en obtener el aumento que uno busca», afirma sharon.

Una de las estrategias que debemos tener y ser muy cuidadosos para solicitar un aumento es el discurso y argumento que vamos a utilizar. Krawicki señala que no es conveniente decir que el sueldo no alcanza, siempre es importante basarse en dos cosas: el trabajo y esfuerzo de la persona y el valor agregado que aportó, si superó las expectativas, en este caso sí se puede hablar de incremento de sueldo.

Para Sharon lo importante es mostrar logros, compromiso con la organización, el aporte adicional que uno ha entregado, y desde el valor que uno ha aportado a la organización y su equipo de trabajo. “Debemos evitar temas muy personales o particulares como argumento para el aumento, por el contrario tenemos que destacar los aportes realizados y recalcar que tenemos nuevos proyectos, desafíos mayores y otras responsabilidades”. 

Si tenemos éxito y conseguimos la aprobación del aumento de sueldo, tenemos otra etapa que sortear y es qué porcentaje de aumento de sueldo debemos pedir o esperar que se otorgue. Al respecto el director ejecutivo de Smart Coach nos explica que es muy variable, ya que influirá el sueldo que la persona tiene actualmente, el momento de la empresa, la contribución real que la persona esté realizando a su equipo directo o a la organización en general.

“Los reajustes pueden ir desde un 5 a un 20% considerando todas estas variables antes mencionadas. También es importante que el trabajador logre identificar de manera certera si cuenta con algunas de estas dos categorías que le ayudarán a la hora de pedir un aumento, si desempeña una posición estratégica tendrá otro argumento para aspirar a aumentar su salario. Si es un talento que la empresa quiera retener por su conocimiento y contribución. Pero si el trabajador no tiene ninguna de estas dos cualidades entonces su posición para negociar el aumento será débil y poco prometedora”. 

Si no conseguimos nuestro objetivo debemos plantearnos si nos cambiamos de trabajo, si seguimos en él o continuamos negociando con la jefatura. Pero este panorama depende de las razones y el contexto, pues algunas veces el trabajador recibirá un sí condicionado a cierto resultado o temporalidad.

Por otra parte, si uno ya ha hecho la solicitud, incluso en más de una ocasión, y sigue sin tener los resultados esperados, entonces es importante comenzar a mirar otras oportunidades fuera de la organización. Es importante que el trabajador antes de tomar la decisión de buscar un nuevo empleo, considere los beneficios no monetarios del trabajo actual, como puede ser seguro complementario de salud, flexibilidad horaria, movilización, alimentación, distancia desde su casa al trabajo, etc, ya que en la ecuación de un buen trabajo no importa solo el sueldo, sino que existen otros temas a considerar.

Comments

comments

Vea también

Teletrabajo en Chile

Teletrabajo en Chile: castigo o salvación

La crisis sanitaria y las posteriores cuarentenas por todo el país han significado una revolución …