miércoles , agosto 3 2022

Con China y EE.UU. débiles, ¿quién podrá defendernos?

Por Valentín Carril, Economista y estratega para Latinoamérica, Principal International.

Los datos de la economía de Estados Unidos ya venían causando preocupación en los mercados. En efecto, se preveía que el crecimiento del periodo enero/abril sería decepcionante, lo que se ratificó con la entrega del primer reporte, que mostró un alza de solo 0.2, anualizado en el PIB entre septiembre 2014 y abril 2015. La cifra está sujeta a correcciones, las que se espera que puedan reducirla algo más aun, pese a que en 12 meses el crecimiento fue de 3% según el mismo reporte.

Mientras tanto, las noticias desde China también hablan de un escenario más débil. Aunque el crecimiento del primer trimestre fue de 7% respecto de igual trimestre de 2014, el cálculo secuencial indica un aumento de solo 5.3%, que de confirmarse sería menor desde la crisis de 2008.

Es posible pensar que esta debilidad no es solo transitoria, ya que poco después de conocida la cifra, las autoridades tomaron medidas expansivas para alentar el crecimiento, el que afortunadamente –a nivel mundial- está recibiendo impulsos inesperados, particularmente desde la zona Euro y Japón.

En el caso de este último, considerando factores de largo plazo como una declinante población en edad de trabajar y una productividad que al ser muy alta a nivel mundial, pareciera tener poco espacio para avanzar, normalmente los mercados esperan un crecimiento moderado, por no decir bajo. Sin embargo, el PIB del primer trimestre mostró una tasa de desarrollo trimestral de 0.6%, el doble que lo esperado. Ésta se traduce en un incremento anualizado de 2.4%. Dicho sea de paso igual al crecimiento de Chile en el primer trimestre comparado, eso sí, con el año anterior.

Adicionalmente, se observó una recuperación de la inversión desde una baja de 0,1% el trimestre previo hacia un alza aún insuficiente de 0,4%; el comercio internacional redujo el crecimiento medido pero por razones favorables, ya que las exportaciones aumentaron un sólido 2,4%, mientras que las importaciones -las que contablemente reducen el PIB- se incrementaron un 2,9%. Sin embargo, estas cifras positivas muestran que la demanda interna está sólida y las empresas exportadoras son competitivas.

En cuanto a Europa, el continente vive un proceso de recuperación que debiera continuar e incluso acelerarse mientras ciertos riesgos no lo impidan. Una de las fortalezas más destacable es la competitividad alcanzada por las economías. Por ejemplo, en el primer trimestre del presente año, básicamente todas las de la Comunidad Europea tuvieron un saldo positivo o cercano a cero en cuenta corriente, con la posible excepción de Grecia, cuyo saldo negativo es de solo 2,2 mil millones de euros, y de Francia, con 6,4 mil millones de euros. Como grupo, la cifra positiva fue de 52 mil millones de euros.

En cuanto a los riesgos, éstos han aumentado debido -especialmente- a la situación de Alemania. La baja en la confianza en dicho país ha replicado a toda la zona Euro, lo que puede traer consecuencias reales en términos de menor inversión y, por ende, una disminución en el crecimiento.

Pese a lo anterior, el escenario que Principal advierte es uno donde EE.UU. mantiene un crecimiento levemente superior a su tendencia de largo plazo; Europa se recupera y China se desacelera pero no drásticamente.

Hay bastante evidencia de que la corrección estacional que está detrás de la mala cifra del primer trimestre en Estados Unidos tiene problemas, e incluso de no ser así, hubo factores transitorios que afectaron negativamente el PIB, por lo que parte de la respuesta a la pregunta del título es que quién podría defendernos es precisamente EE.UU.

Si a lo anterior agregamos un Japón mejorando, India creciendo aceleradamente y en general buenos reportes en Asia, se concluye que a nivel mundial se debiera mantener una tendencia cercana a la de largo plazo, de 3,5%, pese a las debilidades de ciertos países como Brasil, que por su tamaño representa cerca del 3% del PIB mundial y en donde se espera recesión durante el presente año.

Comments

comments

Vea también

El residuo es error del diseño

Por Alastair Aguilera Gómez, Director de Materialización, Sinestesia LIE, y Profesor Facultad de Arquitectura y …