lunes , octubre 26 2020

Posibles escenarios de la economía para los próximos años

Octubre del 2020 quedará como un mes histórico para Chile, pero muchos se preguntan qué sucederá con la economía tras el 25-0.

La actividad productiva del país está muy afectada debido al estallido social de hace un año y a las consecuencias de la cuarentena; por eso, muchos se preguntan:

¿Qué cambiará con la votación del domingo?

¿Qué implica hacerlo en medio de una crisis sanitaria?

¿Podrá resentirse más la economía dependiendo del resultado? 

Los efectos de la pandemia del Coronavirus

El 13 de mayo de 2020, el Ministerio de Salud de Chile decretó la cuarentena total para la ciudad de Santiago y seis comunas aledañas ante el inminente colapso del sistema sanitario.

El cierre total se mantuvo durante prácticamente todo el invierno y, desde el mes de septiembre, las diferentes provincias y comunas han ido saliendo del aislamiento social obligatorio, en lo que se ha dado en llamar el “Plan Paso a Paso”.

Debido a la complicada situación que ya se venía gestando desde marzo, el Plebiscito Nacional convocado inicialmente para el 26 de abril de 2020.

Finalmente, debido a los efectos de la pandemia, fue pospuesto hasta este 25 de octubre; sin embargo, la crisis sanitaria no ha terminado.

Muchos analistas aseguran que la celebración del referéndum con el virus aún circulando puede afectar la asistencia de votantes por temor a posibles contagios, sumado a los positivos que no puedan asistir, por lo que en la votación no estará representada toda la sociedad.

Además, el proceso de campaña ha sido bastante particular debido a las restricciones de movilidad y a la limitación en el número de personas en las reuniones, por lo que los medios digitales y redes sociales han tomado todo el protagonismo. 

Sumado a esto, el economista Manuel Bengolea criticó que se celebre en un momento tan crítico para el país y cuando más se necesita del esfuerzo de todos para reactivar la economía y relanzar el mercado de trabajo.

“El plebiscito incorpora un ruido muy significativo que altera negativamente las expectativas de consumidores y emprendedores”, asegura el experto.

Las diferencias económicas entre el Apruebo y Rechazo

El estudio de «Pulso Ciudadano» de la consultora Activa Research realizado el pasado septiembre expone que el 83% de los posibles votantes se inclinaría por «apruebo», mientras que apenas un 13,4% «rechazo».

También estima que un 53,1 % de la población chilena habilitada acudiría al plebiscito de octubre, lo que sería un número mayor que los votantes en la última elección presidencial cuando ganó Piñera.

El analista de política nacional, Rodrigo Arellano, recuerda que el texto constitucional ha sufrido miles de modificaciones, especialmente durante el gobierno de Ricardo Lagos, por lo que en la actualidad casi la mitad es distinto a cuando se creó.

El experto cree que con la victoria del “Rechazo” se acabaría la eterna discusión del cambio de Constitución, y las reformas que necesita el país se trasladarían de un escenario más público y social a uno más legislativo.

“El Gobierno ya ha asegurado que, si vence el rechazo, enviará al día siguiente un proyecto de ley para hacer cambios a la actual Constitución”, señala el experto.

Además, explica que si gana el “Apruebo” empezaría un proceso totalmente diferente, donde debemos ver qué mecanismo es seleccionado por la ciudadanía y qué tipo de modelo de sociedad estamos pensando.

Para él, surgirán dos modelos bien diferenciados: el de la centro- derecha, que tiene bastante claridad de los cambios que se deben hacer, y la centro-izquierda tiene más diferencias internas del modelo que quieren implementar.

La economía tras el plebiscito

La actividad productiva del país, las inversiones y el mercado de trabajo llevan un año de capa caída, por lo que muchos se preguntan qué sucederá con la economía tras el plebiscito.

El economista Manuel Bengolea cree que el “Apruebo” introducirá una gran incertidumbre sobre la institucionalidad chilena, en cosas como la propiedad privada, la independencia del banco Central, la propiedad de los fondos de AFP, etc.

El experto señala que esta situación contraerá las expectativas de consumidores y emprendedores, mientras dure la discusión de la nueva Constitución, que quizá sea por dos años.

Para él, el referéndum no es el problema, sino la inestabilidad en las reglas fundamentales del juego de discutir por dos años una nueva carta fundamental, lo que inhibirá la inversión, tanto la extranjera como la doméstica.

Más optimista se muestra el también economista Andrés Solimano, quien no cree que el resultado del plebiscito afecte a la estabilidad económica del país, ya que no ve grandes impactos en el valor del dólar, las acciones o intención de consumo e inversión.

Eso sí, el analista no descarta cierta volatilidad acotada en índices financieros, aunque hace hincapié en que no existen motivos para el pánico, ya que la clarificación del proceso constitucional reducirá la inestabilidad en el mediano plazo.

Sin embargo, afirma que, como en cualquier proceso de redefinición de reglas legales y constitucionales, puede haber periodos de incertidumbre y reacomodos de los consensos y disensos prevalecientes, aunque no ve un futuro negro.

“La rentabilidad de la inversión extranjera en recursos naturales en Chile es muy alta y dudo que dejen de llegar inversiones extranjeras por este plebiscito”, afirma el experto.

En definitiva, lo único que nos dará las respuestas sobre el resultado del domingo, el tipo de convención que escogerá, qué sucederá a futuro con la nueva Constitución y cómo será la economía tras el plebiscito electoral, será el tiempo.

Comments

comments

Vea también

Plazo de pago a las Pymes: ¿Necesidad de una ley y/o mejorar nuestra cultura de hacer negocios?

Por Marcial González Besa |Profesor Escuela de Negocios – Grupo Innovación, emprendimiento y sustentabilidad|Universidad Adolfo Ibáñez …