jueves , noviembre 21 2019
Inicio / Ahorro y Salud / Chile y el ahorro temprano: ¿Estamos preparados?

Chile y el ahorro temprano: ¿Estamos preparados?

Hablar de ahorro a temprano puede resultar incongruente, si la realidad de muchos chilenos dista de la posibilidad de contar con ahorros y apenas pueden llegar a fin de mes. No obstante, en la siguiente nota quisimos explicarte mejor el impacto del ahorro temprano, sobre todo cuando pensamos en planificación y en nuestros hijos.

Ahorro temprano: pensar desde pequeños en la vejez

Un estudio reciente de la Superintendencia de Pensiones arroja que casi 6.500 niños y preadolescentes en Chile están afiliados a una Administradora de Fondos de Pensiones (AFP) poseyendo un saldo promedio en sus cuentas de 6 UF, lo que representa el 0,06% del total de afiliados a las AFP a fines de 2018.

El economista experto en pensiones Andrés Solimano explica que la mayoría de la gente entra a la previsión social después de que se recibe de la universidad o empieza a trabajar, ya que ahorrar para las pensiones está asociado a la inserción laboral.

Pero como las pensiones actuales son muy bajas, cree que esto es un muy buen método para mejorar estos montos.

El gerente de Gestión Patrimonial de la Consultora previsional, financiera y tributaria, Alfredo Cruz y Cía, explica que uno de los principales puntos está en definir un objetivo claro por el cual queremos ahorrar o incentivar el ahorro para nuestros hijos.

Según nos explica, antes de pensar en el ahorro temprano, lo primero es tener claro si queremos generar ahorros previsionales o inversiones.

“Los ahorros previsionales tienen un objetivo de muy largo plazo, que es generar una pensión para nuestros hijos. En cambio un ahorro no previsional amplía las posibilidades, pues como el ahorro no está destinado a pensión, las metas u objetivos de ahorro pueden ser más flexibles, por ejemplo financiar la educación universitaria de nuestros hijos o financiar un pie para que cuenten con ayuda para financiar su primera propiedad, etc”, explica Ricardo Ramírez.

La importancia del Interés Compuesto para el ahorro temprano

Si en algo coinciden nuestros entrevistados es en que la cultura del ahorro siempre es algo positivo.

Los países que más ahorran son los más ricos, se transforman en acreedores, tienen más capacidad para invertir y mejoran la productividad.

La economista de la Finis Terrae Luz María Koch expone cómo para ahorrar debes sacrificar consumo presente por consumo futuro.

Sin embargo, este sacrificio tiene un importante premio: el interés que ganas por posponer tu consumo.

Por ejemplo, si se calcula una tasa de ahorro desde los 25 a los 64 años y tengo una rentabilidad promedio del 5%, del monto final que obtengo, el 70% se explica solamente por el interés; ahí se puede ver el impacto positivo de tener una disciplina de ahorro temprana.

Desde Alfredo Cruz y Cía, Ricardo Ramírez explica que el impacto del interés compuesto en los ahorros de nuestros hijos tiene un impacto considerablemente mayor.

“El ahorro estará generando rentabilidad no sólo mientras los hijos crecen, sino que perfectamente ellos pueden continuar con esta responsabilidad de ahorro y generar un impacto realmente positivo en su patrimonio y valor por el ahorro”, explica Ramírez.

Luz María Kock explica que “hay un momento en la vida en que uno empieza a tener hijos, un consumo mayor y que se tiene muy poca capacidad de ahorro. Por eso, en edades tempranas es cuando más se debe fomentar el ahorro, ya que además me genera un efecto muy positivo”, explica Luz.

Para acabar, habla de la necesidad del Estado de fomentar el ahorro temprano a través de incentivos económicos, como subsidios por guardar plata desde pequeños.

Ahorro temprano

La respuesta siempre es la educación

Ya hemos visto la importancia del ahorro temprano, y que cuanto antes comencemos a invertir dinero en instrumentos financieros (fondos mutuos, cuentas de ahorro, UF) mayores rentabilidades obtendremos, todo depende de las necesidades de cada niño o joven.

Ricardo Ramírez explica que es muy importante educar a nuestros hijos sobre la importancia de ahorrar, ya que esto impacta positivamente en sus vidas y les ayuda a ser personas activas frente a la administración de sus recursos.

“También es muy importante que, independiente de la opción de ahorro o inversión, siempre tengamos en cuenta que se debe hacer bajo instrumentos regulados, los cuales les entregan derechos y protección a cada cliente financiero”, explica Ramírez, gerente de gestión patrimonial de Alfredo Cruz y Cía.

Para el economista de la Universidad de Chile Uri Wainer, la educación también es clave, sobre todo la necesidad que el Gobierno introduzca en la educación pública cursos sobre finanzas, enseñar el concepto de endeudamiento, tasas de interés, créditos de consumo, ahorro, etc.

“Una educación financiera temprana ayuda a pensar que por tener una tarjeta de crédito no tienen que gastar toda la plata, porque ese crédito no es gratis, sino que generalmente es caro; eso es lo que se debe enseñar desde chico”, afirma el experto.

Por ejemplo, en Estados Unidos los padres comienzan con cuentas de ahorro para pagar la futura universidad de los hijos y lo hacen desde que estos son chicos.

Hay un hábito de ahorro que les impide -como en Chile- endeudarse para pagar la universidad. Aunque probablemente siempre se necesite un crédito, es bastante menor si se tienen ahorros.

En definitiva, es necesaria una buena educación financiera en la etapa temprana de la vida que enseñe los conceptos de ahorro, gasto y crédito, sobre todo a través de la educación pública.

Pero, hasta que esto suceda, es nuestra responsabilidad como padres inculcar los hábitos de ahorro a los más pequeños: ahorrar en el presente para poder vivir en el futuro.

Comments

comments

Vea también

envejecimiento población

Cómo enfrenta el sistema de salud pública el envejecimiento de la población

El envejecimiento de la población es una realidad nacional. Mientras incrementan las expectativas de vida …