viernes , abril 10 2020

Telemedicina: reduciendo las listas de espera

La aplicación de la tecnología está permitiendo que personas con patologías definidas, reciban tratamiento, consultas e incluso cirugías, a distancia. Parece ficción, pero lo cierto es que ésta se ha transformado en una herramienta muy efectiva.

Por Gabriel Rodríguez Rioseco

Conocidas son las largas listas de esperas asociadas a la Salud Pública para el diagnóstico, tratamiento y recuperación de diversas patologías. Y éstas se incrementan aún más en localidades de difícil acceso o que se encuentran alejadas de las principales ciudades del país.

La realidad es dura. No es secreto que la demanda efectiva de un servicio, históricamente ha excedido a la oferta ofrecida. Este atochamiento se atribuye -en gran medida- a la alta solicitud de horas médicas, las que muchas veces podrían ser derivadas.

Según datos entregados por el Gobierno, a junio del año pasado, la lista de espera en tratamientos incluidos en las Garantías Explícitas de Salud (Ges o Auge), presentaba atrasos en más de 10 mil atenciones. Sin embargo, 12 meses después, con la implementación de la telemedicina, esta cifra se redujo a 5.641.

¿Qué es telemedicina?

La telemedicina es la prestación de un servicio médico a distancia, utilizando las comunicaciones y la información. Ésta puede ser tan sencilla como la discusión de 2 profesionales de la salud sobre un tratamiento o un diagnóstico, hasta una cirugía a distancia a tiempo real.

Gracias a esta modalidad de atención, se ha logrado llegar a lugares muy apartados, evitando el traslado de los pacientes, reduciendo el tiempo de atención y disminuyendo los costos para los afectados.

Encargada de Telemedicina del Minsal
Marcela Cortés

Al respecto, la encargada(s) de la Unidad de Telemedicina del Ministerio de Salud (Minsal), Marcela Cortés, afirma que esto se debe principalmente al ahorro que significa el no tener que estar trasladándose grandes distancias para acceder a la atención que requieren.

La experta agrega que la incorporación de la tecnología en el ámbito de la salud, ha cooperado en la reducción de las listas de espera y en la facilitación de tratamientos de diversas patologías. “Aún no contamos con cifras exactas, sino que solo de percepción, pero en un tiempo ya podremos evaluar el real impacto que ha tenido en la disminución de los tiempos de espera”, afirma Cortés.

Y agrega que los pacientes son quienes finalmente se ven más favorecidos. “Hicimos un pequeño sondeo sobre la experiencia con la diagnosis y tratamiento a través de la telemedicina y fueron las personas quienes nos evaluaron con un 6.8, de un máximo de nota 7”, asegura. Esta buena percepción de los usuarios ratifica la eficacia de la tecnología aplicada al ámbito médico, pues ha permitido algo que hasta hace poco se veía como imposible: acercar profesionales calificados a zonas remotas o de difícil acceso. Según relata el CEO y Cofundador de SaludInnova, Inti Paredes, un caso ejemplar es el de la provincia de Choapa, en la cual se implementó un piloto de salud virtual, que permitió a los clínicos de la zona, solicitar asistencia en línea y en diferido para consultas de complejidad.

Este proyecto otorgó así la posibilidad de que médicos especialistas respondieran desde sus respectivos centros médicos, sin importar dónde se encontraran ubica-dos, apoyando de esta forma a las localidades con menos recursos clínicos. “El plan piloto permitía cubrir la demanda de 4 hospitales de la zona, y prestar servicios a los pacientes de urgencia, hospitalización y consulta externa, sin la necesidad de mayores condiciones habilitantes de las que tenían los centros”, explica Paredes.

Los resultados de la ejecución de este plan piloto fueron categóricos y contundentes. Según cifras entregadas por la empresa SaludInnova, el 80% de las listas de espera de especialidad fueron resueltas de manera eficaz y el 90% de los casos de urología concluyeron exitosamente. De todos estos, el 65% se gestionó en diferido y solo el 35% requirió del uso de videoconferencia.

TECNOLOGÍA EN EL SERVICIO DE SALUD

Este tipo de atención, que últimamente se ha implementado en Chile con éxito, no cuenta aún con una política clara o definida de inserción en los procesos de diagnóstico de una enfermedad ni en el de tratamiento de una patología ya definida.

Pese a esto, se han dado grandes pasos. Un caso ejemplar es el Hospital de La Higuera de Talcahuano, en la Región del Bío Bío, donde se ha logrado reducir en cerca de un 20% las cifras de pacientes de neurología inscritos en las listas de espera. Desde inicios del presente año, se han incorporado a todos los pacientes de atención primaria y secundaria de los Servicios de Salud de Arauco y Ñuble, sumando cerca de 1 millón de personas que acceden, vía telemedicina, a atención por especialidad cardiovascular de dicho centro hospitalario.

Hoy, la telemedicina se ha implementado en varios servicios de salud del país, cooperando con el diagnóstico y solución de una serie de patologías, “y se pretende avanzar en nuevos proyectos que vayan en pro de la recuperación y sanación de los pacientes, a la vez que se descongestionan las listas de espera”, añade la encargada(s) de Telemedicina del Minsal, Marcela Cortés.

Uno de estos proyectos se vincula a la educación, pues el tema se está incluyendo en las mallas de pregrado, como es el caso de la Universidad de Chile, que en octubre de 2014 firmó una alianza estratégica de colaboración con el Minsal, que busca poten-ciar la red asistencial, permitiendo el con-tacto entre los médicos del Hospital Clínico con otros que se encuentran ubicados en sectores rurales o lejanos.

Comments

comments

Vea también

El efecto del coronavirus en las pensiones

Los fondos de pensiones no podrán entrar en cuarentena y con esto, los efectos negativos …

Un comentario

  1. Pingback: SaludInnova