lunes , febrero 1 2021

De la cuarentena al desconfinamiento

El colapso del sistema sanitario alarmó enormemente a toda la sociedad, pero parece que los peores momentos ya pasaron; sin embargo, ahora toca enfrentar otro reto también muy complicado: el desconfinamiento.

La preocupación por los rebrotes es totalmente comprensible, ya que hemos visto en primera persona como, si nos confiamos en exceso, todo se puede descontrolar rápidamente.

Lo cierto es que desde el pasado 15 de mayo, cuando el entonces ministro de Salud, Jaime Mañalich, anunció la cuarentena total para la provincia de Santiago y seis comunas aledañas, hasta hoy, las cosas han mejorado bastante, y eso hace que nos preguntemos:

¿Cómo ha logrado aplanarse tan eficazmente la curva, sobre todo cuando vemos que otros países de la región con cuarentenas más largas siguen con casos crecientes?

¿Qué estrategias son las que han seguido? ¿Cuáles son los nuevos retos en el actual proceso de desconfinamiento?

Del colapso sanitario al desconfinamiento

A finales de marzo, se produjo un acontecimiento nunca visto en la historia reciente de nuestro país: el Minsal tomó el control de la salud privada haciendo que ambas redes funcionaran como una sola y que las clínicas tuvieran que responder a la autoridad sanitaria central.

El Doctor Luis Herrada, jefe del servicio de urgencia de la Clínica las Condes, explica cómo, aparte de esto, también se establecieron el precio máximo de las hospitalizaciones, los exámenes y todo lo relacionado al Coronavirus.

Para él, la clave de cómo el sistema de salud en Chile logró exitosamente aplanar la curva fue por la estrategia de restricción estricta de movilidad de la población y la detección precoz de los pacientes contagiados.

A esto se sumó una fuerte campaña de concientización de la población sobre la importancia de la desinfección, el lavado continuo de manos y el distanciamiento físico de, al menos, dos metros.

desconfinamiento

La estrategia para decidir el desconfinamiento se basó en la evaluación de ocupación de las camas de terapia intensiva a nivel nacional: era necesario que el número se mantuviera entre el 80 u 85%.

También se prestó especial atención al número reproductivo básico (R0), el cual estima la velocidad con que una enfermedad puede propagarse en una población, chequeando que fuera menor a uno.

Sin embargo, recuerda que las cuarentenas totales son un arma de doble filo ya que, si bien han demostrado ser muy exitosas en el control de los rebrotes.

También generan peligrosos efectos adversos, como trastornos de la salud mental, caída brusca de la economía, imposibilidad de control de enfermedades crónicas o traumas a futuro.

La estrategia gradual: el Plan Paso a Paso

El Plan Paso a Paso es una estrategia gradual para enfrentar la pandemia según la situación sanitaria de cada zona en particular, con 5 escenarios o pasos graduales, que van desde la Cuarentena hasta la Apertura Avanzada, con restricciones y obligaciones específicas.

Recientemente se anunció que doce comunas de la Región Metropolitana avanzan a la fase 3 o de “Preparación”, mientras que otras 17 a nivel nacional (8 de ellas del Gran Santiago) pasarán a la segunda fase o “Transición”.

Para los expertos, es importante que la sociedad entienda que los planes de aumento de la movilidad, como el Paso a Paso, son paulatinos y lentos, ya que sino hay altas posibilidades de rebrote como está sucediendo, por ejemplo, en España.

desconfinamiento

Sebastián Ugarte, Jefe de la UPC de la Clínica Indisa, señala como una de las claves del desconfinamiento fue el incremento en la cantidad de profesionales de la salud dedicados a la trazabilidad (rastreo) de contactos.

También resalta cómo el país ha sido capaz de multiplicar la capacidad para realizar pruebas PCR en un periodo inferior a seis meses, convirtiendo a Chile en el país de América Latina que más testea.

“Diariamente se realizan más de 20 mil o 30 mil exámenes y el país tiene capacidad de hacer aún más; esto es todo un logro para el sistema de salud en Chile que ha integrado universidades, recursos públicos y privados”, explica el doctor.

Sin embargo, no cantemos victoria.

El especialista afirma que, en el plano de la trazabilidad, no se han alcanzado los niveles de eficiencia que se requieren para evitar un rebrote, ya que solo el 30% de los casos nuevos son diagnosticados en las primeras 48 horas de iniciados los síntomas.

Los aprendizajes de la cuarentena: retos del país a futuro

Los especialistas coinciden en que una de las pocas cosas positivas de esta situación en el área de la salud ha sido el impulso de la telemedicina, que además se espera continúe durante el desconfinamiento como mecanismo de control.

Ambos creen que las teleconsultas de urgencia pueden ser un muy buen mecanismo a futuro para reducir las listas de espera de los hospitales, sobre todo porque existen falencias de especialistas en algunas regiones distantes del país.

Esta experiencia ha demostrado que tendría mucho más sentido tener especialistas que realicen interconsultas en tiempo real a miles de kilómetros en vez de tener que desplazar largas distancias a los pacientes como se venía haciendo, sobre todo en un país tan largo, angosto y con zonas tan aisladas como es Chile.

Además de esto, hay otras cosas que la pandemia ha puesto sobre la mesa.

Por ejemplo, Sebastián Ugarte cree que hay sectores importantes que ven la experiencia de complementación del sistema privado y público para emergencias como un modelo que podría proyectarse a futuro.

“Una reforma del sistema de salud en Chile implicaría también resolver una serie de temas tan importantes como la financiación o el modo de pago: prestación, capitación, grupos relacionados de diagnóstico por patologías que presenten, etc.”, comenta el experto sanitario.

Por su parte, el Doctor Luis Herrada hace hincapié en todas las enfermedades que la pandemia ha dejado en un segundo plano: control de crónicos, pacientes con cáncer, salud mental, alcoholismo o vacunaciones, y cómo en el actual desconfinamiento debemos comenzarles a prestar atención.

También cree que debemos aprender de la experiencia de colapso para que no vuelva a ocurrir, aunque cree que se ha mejorado muchísimo desde entonces: ahora sabemos qué indicadores hay que medir, tenemos reportería diaria, hacemos muchos más exámenes,  y estamos siguiendo la estrategia gradual del Paso a Paso.

Sin embargo, recuerda: “no hay que cantar victoria y seguir atentos porque nos podría volver a pasar en cualquier momento: es un virus que se extiende muy rápido y ataca a muchas personas a la vez”.

Comments

comments

Vea también

riesgo climático y los factores ASG

¿Qué es el riesgo climático y los factores ASG?

La Superintendencia de Pensiones publicó una nueva norma, la que incorporará el riesgo climático y …