miércoles , agosto 3 2022

Créditos universales y de consumo: ¿cuáles son sus diferencias?

Los tipos de crédito pueden variar dependiendo de cuál es el adecuado para el financiamiento de un proyecto, bien o servicio. Y es de vital importancia conocer sus diferencias para maximizar las ganancias que pueden generarse con uno o con otro.

La abrumadora oferta de opciones con diferentes condiciones y tasas de interés, sumado a la amplia gama de entidades bancarias que ofrecen este tipo de productos, pueden hacer de la elección de un préstamo una decisión compleja.

Para ayudar a manejar algunas de estas variables presentamos una pequeña guía con las diferencias entre créditos universales y de consumo.

No todos los créditos son iguales

En Chile se manejan principalmente tres tipos distintos de créditos bancarios, correspondientes a hipotecarios, comerciales y de consumo. Todos estos tipos de préstamos presentan rangos de tasas de interés distintas, además de plazos de pago y montos de financiamiento muy variados. Antes de tomar una decisión de financiamiento, es importante que conozcas las diferencias y particularidades de cada uno de ellos.

Las ventajas que representan los créditos universales

Según indica la página oficial del SERNAC, los créditos universales son una herramienta creada para facilitar el proceso de elección de un préstamo, sin importar el tipo de éste que se requiera. El sistema de crédito universal consiste básicamente en que cada oferta de crédito debe estar acompañada por sus respectivas características, como tipología, cuotas, gastos asociados e interés. Además, se debe incluir la cifra de carga anual equivalente, o CAE, que corresponde al monto total del crédito a pagar por año. Cabe destacar que esta herramienta es solo referencial, y que las condiciones del crédito final pueden variar dependiendo de la evaluación comercial que los bancos realizan de los solicitantes.

La libertad que ofrecen los créditos de consumo

Por otro lado, los créditos de consumo son un tipo en particular de préstamo bancario. Estos créditos entregan un determinado monto con la libertad de ser ocupado en lo que se estime más conveniente, aspecto que los diferencia del resto de los créditos. Usualmente, los créditos de consumo suelen contratarse para montos más acotados que los solicitados para transacciones inmobiliarias o comerciales. Estos préstamos corresponden a montos cuyo pago se pacta en un plazo relativamente corto, no superior a los 60 meses y, además, el pago de la primera cuota suele tener un plazo máximo de 90 días.

Generalmente, los créditos de consumo poseen tasas de interés y CAE más elevadas que préstamos a largo plazo, por lo que su contratación debe ser estudiada con detención para evitar caer en inestabilidades financieras. En palabras más sencillas, las cuotas mensuales de ellos son más abultadas, pero menos numerosas.

En resumen, los créditos de consumo son buenas opciones para quienes busquen financiar servicios, bienes y proyectos de presupuestos acotados, pero sus cuotas serán canceladas en pocas cuotas de un monto relativamente alto, y para poder cotizar las diferentes opciones de préstamo de consumo aparece el concepto de crédito universal, que esclarece las variables y montos implicados en la contratación de éstos.

Comments

comments

Vea también

inflación en chile

La inflación en Chile: consejos para protegerse

La inflación en Chile es un tema que preocupa cada día más, ya que según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el Índice de Precios al Consumidor (IPC) acumula en lo que va de año un 7,1 % y un 12,5 % en 12 meses, los máximos niveles desde 1994.