miércoles , agosto 3 2022

Waste to Energy: menos basura, más energía

El proyecto que se implementará en Temuco y promete ser la primera planta del tipo en América Latina considera una inversión de US$80 millones.

Entre las asignaturas pendientes que tiene el país, la relacionada con la basura capta gran atención en la población. Al considerar que -según datos del Sistema Nacional de Información Ambiental (Sinia)- Chile es el país líder en producción de desperdicios a nivel latinoamericano, con un promedio de 17 toneladas diarias, el problema se torna más serio; y si tomamos en cuenta que la emisión de gases tóxicos derivados de los desechos pueden producir daños a la salud, el tema se vuelve aún más sensible.

¿Qué hacer con nuestra basura? Tras años de observar que la cuestión se volvía crítica y que no se vislumbraba ninguna solución, un grupo de empresarios de la IX Región investigó qué se hacía al respecto en el mundo, encontrándose con que en continentes como Europa y Asia se estaba trabajando en un ecosistema que evitaba los vertederos y ofrecía en cambio un tratamiento a la basura, que lograba transformarla en energía renovable.

Así se gestó el proyecto Waste to Energy (WTE) que actualmente está en proceso de implementación en Temuco y que promete convertir la basura en energía eléctrica.

¿Cómo? El Presidente del Directorio de WRE Araucanía, Robert Wörner, explica que se construirá una planta que integra 2 procesos en uno. “El primero comienza con la recepción de los desechos, los que en un primer momento son esterilizados, luego se realiza una selección automática que permite separar aquello que es reciclable y lo que es transformable en energía”, relata. Posteriormente aquello que se puede reutilizar se deriva a ese destino mientras que lo que puede evolucionar a energía ingresa en la segunda fase. “La planta, una especie de termoeléctrica, gasifica lo transformable en energía, quema ese gas de síntesis en una caldera produciendo vapor y finalmente entregando energía eléctrica al Sistema Interconectado Central (SIC). Es decir, es como una planta termoeléctrica que tiene adicionado un proceso previo de gasificación del material de desperdicio apto para ser convertido en el combustible, para finalmente generar electricidad”, explica.

En tanto, el ejecutivo comenta que este proceso continuo, que funcionará 24 horas diarias y podrá producir aproximadamente 12 MW disponibles para el SIC, ha tenido una excelente recepción por parte de la comunidad de la Región de la Araucanía.

“La tecnología que traemos es lo más actual que existe y cumple todas las normas de emisiones del viejo continente, que son doblemente más exigentes que las chilenas. Es un proceso muy amigable con el medio ambiente, que precisamente tiene características que permiten transformar los desperdicios en elementos que no son basura, no se acumula nada, no existe vertedero y se aprovecha el 90% del material desechado. Se trata de un procedimiento que no genera olores o gases con efecto invernadero y que, por lo tanto, solo ofrece beneficios, tanto para la comunidad como para la zona en la que estará emplazado”, subraya.

Instalado en un terreno de un par de hectáreas al ingreso de la comuna de Lautaro -a 27 kms. de Temuco- ocupará una superficie inferior en relación con los rellenos sanitarios y permitirá a los habitantes de esa localidad recibir los efectos positivos de su emplazamiento. “Al ser comuna productora de energía eléctrica se reducirán sus cuentas de luz”, puntualiza.

Inversión

El proyecto, que es impulsado por un grupo de empresarios de la región de la Araucanía, requiere una inversión aproximada de US$80 millones, por lo que sus promotores se encuentran en la etapa de estructuración del financiamiento y levantamiento de los fondos con socios estratégicos dispuestos a sumarse a la idea.

“Nuestra planta será un foco de innovación muy importante para la región. Sabemos que vendrán del extranjero o de otras ciudades a conocerla, por lo mismo tendremos visitas guiadas como sucede con estos proyectos en todo el mundo. La idea es generar vinculación con nuestro entorno”, comenta el Presidente del Directorio de WTE, Robert Wörner.

Actualmente la compañía se encuentra realizando el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) para ser presentado al sistema de evaluación de medio ambiente, tras lo que, una vez aprobado, comenzarán con la construcción para en un plazo de 18 meses contar con la planta de tratamiento de basura en América Latina.

“La tecnología existe en continentes como Europa, países asiáticos y Estados Unidos, no necesariamente a través de plantas que unan los 2 procesos que nosotros estamos reuniendo, pero sí cada uno por su cuenta. Hay algunos municipios que poseen la primera etapa y se dedican a transformar todo lo reciclable y terminan ahí u otras plantas generadoras de electricidad a partir de la basura”, asegura.

En tanto, el empresario cuenta que existen otros municipios que se han acercado a conocer la iniciativa, mostrando interés en insertarla en diversas regiones y -a través suyo- instalar la solución definitiva al problema de los desechos en el mediano y corto plazo en Chile.

Comments

comments

Vea también

cómo prevenir el coronavirus

¿Cómo prevenir el Coronavirus? Crean mascarilla de cobre

¿Cómo prevenir el Coronavirus? La pandemia que ha detenido al mundo aún no tiene cura. …