miércoles , agosto 3 2022

Julio César Rodríguez: “Me gusta que la plata esté trabajando más que ahorrada”

Julio César Rodríguez es uno de los periodistas con la trayectoria más consolidada del país y considerado el creador de los talkshow en Chile, con su famoso programa Sin Dios ni late. Y es que, desde que fundó el ya desaparecido diario Nación domingo, no ha parado de trabajar.

Caracterizado por su estilo irreverente e irónico, actualmente se desempeña en Chilevisión, donde presenta Primer Plano y Espías del Amor, además del programa Podría ser peor en Radio Bío Bío. Pero para él no todo es periodismo: como empresario ha fundado dos productoras, es uno de los dueños de un restaurante y en 2015 inauguró el Teatro Coca Cola City, un espacio dedicado a eventos culturales y stand-ups.

Sobre las AFP, Julio César se muestra muy crítico y cree que deberíamos tener un sistema de seguridad social que generara mejores pensiones. Aun así, no cree que los jóvenes deban estar siempre con miedo, ahorrando y pensando en el futuro, aunque afirma que siempre se vive mejor si es planificado.

¿Cómo fueron tus inicios en el mundo del periodismo?

Yo partí editando libros para la editorial Grijalbo, hoy día Random House. Ese fue mi inicio. Después creé un par de diarios electrónicos, que en ese tiempo era algo muy innovador, hasta llegar a fundar lo que se llamaba Primera Línea, que después pasó a ser la Nación Domingo.

La Nación Domingo, que era la versión electrónica del diario, llegó a ser muy exitosa. Y, la verdad, esa experiencia fue total. De ahí comencé a hacer tele y radio, y pasé a oficiar más de presentador y conductor que de periodismo más duro.

¿Cómo crees que ha cambiado este rubro hasta el día de hoy?

Contrario a lo que se piensa, el periodismo no ha cambiado mucho, sigue siendo el mismo. Internet solo ha modificado la manera de cómo se entrega la información. Los periodistas siguen teniendo las mismas herramientas que han tenido siempre para investigar y poder comunicar. Es una cosa de forma, no de fondo. 

El periodismo sigue siendo toda aquella información trascendente que los poderosos y alguna gente no quiere que salga a la luz pública. Todo lo demás tiene otro nombre. Los periodistas trabajamos como relaciones públicas, animando fiestas, cortando y pegando cables de google y poniéndolo en portales, etc. Esa gente ejerce de periodista, pero no están haciendo periodismo.

La carrera te entrega muchas herramientas para poder comunicar y, en ese sentido, el campo del periodismo es amplio. Pero el periodismo puro, para lo que hemos sido convocados, sigue siendo el mismo, y eso no va a cambiar nunca.

La evolución está en la forma, en los soportes, y uno debe ir adecuándose a ellos. 

Ya sea su formato un periódico de investigación, como fue la Nación domingo o como es ahora Bío Bío investigación, el Mostrador o Ciper. Este periodismo es igualito al que hacíamos nosotros y han pasado 15 o 20 años, no ha cambiado nada. Y va a seguir siendo igual siempre.

Con tu larga trayectoria en prensa, radio y televisión, y posicionado como uno de los conductores más reconocidos, ¿Has llegado a tener una protección adicional a la salud y al patrimonio?

Sí, he tenido que rodearme de muchos profesionales que ven distintas cosas en el ámbito privado, como patrimonio, finanzas, seguros, salud, abogados tributarios… En definitiva, muchos asesores.

En general, ¿Te consideras una persona precavida con respecto al futuro? ¿Qué importancia tiene para ti el ahorro y la planificación?

No soy mucho de ahorrar, prefiero emprender negocios. Tengo restaurantes, un teatro, el dominio de un canal de televisión, programas de la tele… Me gusta que la plata esté trabajando más que ahorrada. En eso soy más jugado.

Lo que si tengo son seguros de vida, para la universidad de mis hijos, etc. Pero toda esa planificación me la ven externos, las conversamos, las acordamos, pero yo no estoy 100% metido en eso.

Sobre el sistema de pensiones de Chile, ¿Qué visión tiene sobre las AFP?

Yo soy una persona muy crítica con las AFP, no les doy moral como industria. Cuando las he conocido, entrevistado o investigado, he visto cómo hay una parte de ellas que quiere hacer lo mejor posible, pero no se puede. 

Esto se debe a que el sistema de administración y lo que administran no da para buenas pensiones. Las lagunas, los bajos sueldos y el aumento de la esperanza de vida hacen que sea muy difícil ahorrar.

Lo importante, a mi juicio, es mejorar el sistema de pensiones, con mejores salarios, aportando a los empleadores y empleados y, en general, manejándolo de manera más solidaria. Hay que tener un sistema de seguridad social que genere mejores pensiones, porque con las AFP que tenemos hoy día no da. Yo no la tengo, pero lo que sé es que hay que buscar una fórmula mejor.

¿Cree que la mejor opción para implementar el patrimonio es invertir en acciones o fondos mutuos o, en cambio, prefiere los bienes raíces?

Como dije antes, a mí me gusta invertir en emprendimientos propios. Yo, en vez de tener la plata en un banco, prefiero mil veces hacer un negocio propio que tenga que ver con lo que yo sé hacer. 

Si me das a elegir libremente, prefiero invertir en hacer y construir cosas. Yo creo que hay dos tipos de personas en materia económica: el que es especulador, le gusta el ahorro, la bolsa, las acciones y quiere ganar plata en una ruleta digamos; y el que hace cosas, el que emprende, el que planta el árbol y después vende las manzanas.

Ahora, si me preguntas de esos tres, yo prefiero los bienes raíces. Me generan más confianza, creo que es muy difícil que bajen y, además, están en tu mano; en ese sentido, me gusta tener el control. 

¿Qué consejos le darías a un profesional joven que está empezando su vida laboral frente a estos temas, como ahorro, planificación, protección?

Yo creo que la planificación en la vida es vital y, también, en materia económica. Es verdad que las nuevas generaciones ahorran menos que antes, pero esto tiene que ver con cómo se vive la vida. Hoy día es más vertiginosa: la gente quiere vivir, no quiere pensar tanto en lo que viene o en qué va a pasar mañana. Hay mucha filosofía moderna que tiene que ver con el aquí y el ahora.

Hay un sistema de seguridad social bastante malo y creo que la gente tiene que ser consciente de eso, pero no tienen que estar siempre con el miedo, ahorrando. A las generaciones pasadas les ofrecían una buena pega, cómo ir a una mina donde trabajaban 20 horas diarias, ganaban mucha plata, pero tenían una vida restringida, y ellos, sin pensarlo, aceptaban.

Hoy día, si le ofreces lo mismo a las generaciones actuales no va nadie. Los jóvenes prefieren trabajar desde casa, ir al cine, a un concierto, quedar con la polola, salir con los amigos, viajar… El mundo y las prioridades cambiaron: ahora la gente prefiere vivir más y ganar menos. 

Pero, aunque bien es cierto que este mundo cambió, sigo creyendo que se vive mejor planificado. Una cosa no quita la otra.

Comments

comments

Vea también

mauricio jurgensen

Mauricio Jurgensen: «Quiero pensar que todo esto tiene que haber valido la pena»

Desde el 18 de octubre, fecha en que comenzó el estallido social que vive nuestro …