martes , febrero 2 2021

Ahorro femenino: la urgencia del ahora

En un escenario previsional especialmente adverso para las mujeres, el Ahorro Previsional Voluntario (APV) surge como un mecanismo que podría incrementar significativamente sus pensiones.

Sin duda el tema previsional y las pensiones sigue encendiendo la discusión pública, abundando las soluciones para incrementar los montos que un trabajador recibe al final de su vida laboral. Ello, porque aun cuando la ley que en 1981 creó a las Administradoras de Fondos de Pensión (AFPs), estimaba que al jubilar una persona podría recibir un 70% de sus últimas remuneraciones como monto mensual, la realidad demuestra otra cosa: estudios evidencian que la tasa de reemplazo de alguien que cotiza 40 años sin lagunas alcanza aproximadamente al 60%. Es decir, poco más de la mitad del monto por el que cotizó en su vida laboral.

Si este escenario ya es adverso, en el caso de las mujeres es aún más complejo. ¿Por qué? “Debemos considerar que ellas se jubilan 5 años antes, lo que implica que tienen menos tiempo para ahorrar, pero además, su esperanza de vida es mayor y -por lo tanto- deberá financiar más años de jubilación”, asegura el Gerente de Segmento Vida Individual en Confuturo, Jaime Torres, quien agrega que a lo anterior se suma el hecho que reciben -en promedio- remuneraciones 30% menores a las de los hombres.

De hecho, el análisis presentado por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) en agosto pasado, mostró que los sueldos femeninos son un 31,6% menores a los del sexo opuesto en igual cargo, cifra que mostró un incrementó de 1,9% respecto del año anterior.

Si bien la autoridad ha hecho propuestas para dar solución a esta realidad mediante, entre otras cosas, la homologación de las tablas de mortalidad entre ambos sexos y de un 5% de incremento en la cotización obligatoria con cargo al empleador, lo cierto es que el resultado de estas medidas se podría reflejar recién en 10 o más años. ¿Qué hacer en el camino? Aquí aparece el ahorro como factor fundamental.

En este sentido, el Ahorro Previsional Voluntario (APV) es una herramienta que toma fuerza, pues “si se destinan $10.000 mensuales desde el comienzo de la vida laboral, se puede lograr un aumento de $126.000 en el monto percibido al momento de jubilar.

Es decir, si esta reserva se comienza a hacer a temprana edad, se va a producir un mayor impacto en el ahorro y la rentabilidad y, por consecuencia, en la pensión”, enfatiza el ejecutivo de Confuturo.

Jaime Torres, Gerente de Segmento Vida Individual de Confuturo
Jaime Torres, Gerente de Segmento Vida Individual de Confuturo

Es cierto que existen múltiples mecanismos de ahorro, sin embargo, Jaime Torres explica que el APV fue creado pensando en otorgar beneficios que incentiven el ahorro en las personas. De hecho, una persona podría optar por la compra de acciones o depósitos en fondos mutuos, inversiones que al considerarse como rentas deben pagar impuestos, punto que no posee el Ahorro Previsional Voluntario que -por el contrario- permite descontarlos.

La modalidad contiene 2 regímenes según los que se puede ahorrar. El A permite que del monto ahorrado, el Estado sume un 15% adicional, con un tope de 6 UTM, mientras que el B, está orientado a la población con ingresos altos, que se ubica en el tramo impositivo superior al 13,5%, y posibilita ahorrar hasta UF600 en 12 meses, monto que posteriormente puede ser descontado de la base tributable.

Además, “la ley acepta que los montos que se generan por medio de este mecanismo sean trasladados de una institución a otra sin costo alguno y que, a diferencia de la cotización obligatoria, pueda ser retirado en caso de alguna emergencia económica”, subraya Jaime Torres.

Más ahorrativas

Aun cuando las estadísticas hablan de que solo el 45% de la población femenina en Chile posee un trabajo remunerado, también indican que son más ahorrativas que los hombres. Esto es ratificado por datos de la Compañía de Seguros Confuturo Chile, que revelan que las mujeres han ido tomando conciencia de la difícil situación previsional que enfrentan, pues “mientras en 2002 solo el 20% de nuestros clientes que contrataban APV eran mujeres, hoy esa cifra alcanza al 40%”, asegura el experto, Jaime Torres. Y, “a pesar de que reciben 1/3 menos de remuneración que los hombres, el monto del ahorro que realizan según este mecanismo alcanza al 80% del que reservan ellos”, puntualiza.

Estas cifras demuestran que el tema previsional toma fuerza entre la población femenina, desarrollándose una mayor conciencia de la relevancia que la planificación del futuro tiene para la vejez. Sin embargo, el ejecutivo enfatiza en que se debe trabajar más en la educación financiera y en la difusión de los mecanismos que permitirán vivir una jubilación tranquila y digna.

Comments

comments

Vea también

riesgo climático y los factores ASG

¿Qué es el riesgo climático y los factores ASG?

La Superintendencia de Pensiones publicó una nueva norma, la que incorporará el riesgo climático y …